¿Estás buscando respuestas, soluciones, resultados fuera de ti mismo, fuera de ti misma?

¿Tienes miedo de no seguir las normas y de no cumplir con los requisitos que te permitan ser rescatado/a cuando la destrucción de todo lo conocido sea inminente?

Tus terapeutas (de cualquier tipo y de todos los ámbitos) ¿promueven tu autonomía, tu libertad de criterio y te animan a hacer lo apropiado para estar bien y tomar tus propias decisiones?

¿Prefieres creer que tal o cual dificultad es para toda la vida, evitando así la necesidad de asumir la responsabilidad de tu bienestar y de tu salud?

¿Confías más en quienes te dicen lo que quieres escuchar o en quienes te confrontan con tus propias contradicciones y sacuden tu zona de confort?

 

¿Te cuesta aceptar que nada ni nadie hará el trabajo por ti?

¿Prefieres buscar promesas y varitas mágicas?

Y si esto es así,

¿eres consciente de que estás entregando todo tu poder y libertad a terceros?

Pues que sepas que estás en todo tu derecho de hacerlo, no permitas que nada ni nadie te juzgue ni te critique, pero hazlo a conciencia, con alegría, sin involucrar ni hacer daño a nadie, no lo hagas por falta de información, por haraganería y poniendo excusas.

Toma cartas en el asunto, busca, investiga, conoce, descubre y, si aun así, todavía crees que hacerlo es lo más apropiado para ti en este momento de tu vida, hazlo.

 

 

 

Entra aquí y suscríbete a mi blog   o en    

y ayúdame a llegar a más personas compartiéndolo      

aquí debajo, gracias!