Mi día -hoy- empezó raro y al revisar el teléfono encontré un WhatsApp que me envió un buen amigo de Córdoba, España y decidí compartirlo contigo. Lamentablemente es anónimo, es un texto directo, elocuente y que a mí me llegó en el momento oportuno.

…”La vida es una tarea que nos trajimos para hacer en casa.   

Cuando uno mira… ya son las seis de la tarde; cuando uno mira… ya es viernes; cuando uno mira… ya se terminó el mes, cuando uno mira… ya se terminó el año; cuando uno mira… ¡ya se pasaron 50 o 60 años!
Cuando uno mira… ya no sabemos más por dónde andan nuestros amigos.
Cuando uno mira… perdimos al amor de nuestra vida y ahora, es tarde ya para volver atrás.

No dejes de hacer algo que te gusta por falta de tiempo. No dejes de tener a alguien a tu lado, porque tus hijos pronto no serán tuyos y tendrás que hacer algo con ese tiempo que resta, en donde lo único que vamos a extrañar será el espacio que solo se puede disfrutar con los amigos de siempre. Ese tiempo que, lamentablemente, no vuelve jamás…”

Es preciso eliminar el “DESPUÉS”…

Después te llamo. Después lo hago. Después lo digo.
Después yo cambio.
Dejamos todo para Después, como si el Después fuese lo mejor…

Porque no entendemos que…
Después, el café se enfría,
Después, la prioridad cambia,
Después, el encanto se pierde,
Después, temprano se convierte en tarde,
Después, la añoranza pasa,
Después, las cosas cambian,
Después, los hijos crecen,
Después, la gente envejece,
Después, el día es noche,
Después, la vida se acaba.

No dejes nada para Después, porque en la espera del Después,
tú puedes perder los mejores momentos, las mejores experiencias, los mejores amigos, los mayores amores.

Recuerda que Después puede ser tarde.
¡El día es hoy!
Ojalá tengas tiempo para leer y luego compartir este mensaje… o si no déjalo para Después…

 

 

Entra aquí y suscríbete a mi blog   o en    

y ayúdame a llegar a más personas compartiéndolo      

aquí debajo, gracias!